La almohada de corazón para las operadas de cáncer de mama

Cronología de un milagro: Janet Kramer-Mai, enfermera de oncología del Hospital Erlanger Medical Center de Chattanooga (Tennessee) fue operada de cáncer de mama en 2001. Sufría fuertes dolores tras la operación, así que sus tías idearon una almohada para que estuviera más cómoda. Cuando se recuperó, Janet consiguió que algunas mujeres de su pueblo confeccionaran la almohada del corazón para regalársela a enfermas de su hospital.

Poco a poco el proyecto fue dándose a conocer. Nancy Friis lo llevó a Dinamarca y de ahí se extendió por toda Europa hasta que llegó a los oídos de María José Loly de Cooman (Micky) de la Asociación Cosipatchwork de Mallorca. Ésta fundó la Asociación del Proyecto Micky Almohada del Corazón sin fines de lucro que se ha extendido por toda España gracias a voluntarios.

La almohada del corazón

Las mujeres operadas sufren grandes molestias y la almohada las alivia: si toses y te duele, apretarla atenuará el dolor; como el brazo suele hincharse por la deficiencia de las glándulas linfáticas; con la almohada puedes mantener el brazo en alto cuando ves la tele o estás acostada; permite dormir sobre el lado operado cómodamente; protege la herida del cinturón de seguridad…

Debe encajar debajo del brazo del lado operado de la mama para protegerla, por eso tiene unas medidas concretas, una hendidura pronunciada y está rellena de fibra hueca ya que es suave, ligera y no se apelmaza. Algunas le añaden una tira para poder llevarla por la calle y protegerse de los golpes.

Cómo conseguirla

Es totalmente gratuita, que quede claro; de hecho Micky insiste rotunda sobre este punto: si alguien pretende cobrártela no pertenece a la asociación del Proyecto Micky Almohada del Corazón. En su blog principal  informan de las ciudades en donde se pueden encontrar, las personas responsables del proyecto, los grupos de voluntarias y el modo de ponerse en contacto con ellas para conseguir una o para colaborar.

Fabricando la almohada y regalándola: se hacen talleres gratuitos para enseñar a confeccionarlas y también puedes descargarte el patrón en su página que además explica el modo de cocerla. Luego puedes animar a amigas para que cosan contigo o crear talleres en los que enseñes a hacerlas.

Difunde el proyecto en tu blog, en tu asociación, comparte la información con mujeres operadas que necesiten una, comunícalo en tu hospital: que la marea crezca.

Donando material: retales que no necesites, telas que compres altruistamente, relleno, etc.

Comprando un pin:cuesta cinco euros y el dinero se destina íntegramente a comprar material.

Ojalá no la necesites nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *