Cuando siempre te reprocha tus defectos

Todo el mundo tiene defectos, de algunos se es consciente y de otros no, o al menos la persona no los considera como tales porque, ¿qué son los defectos?

Un defecto es un rasgo del carácter que no gusta a otra persona, pero quien lo debe considerar como una imperfección es quien lo tiene. Quizás tenga el convencimiento de que lo que hace está bien, que su forma de pensar y actuar es la que le conviene, la que ha aprendido y le funciona.

La maldad no es un defecto, es maldad.

Generalmente cada cual se conoce bien, lo reconozca o no, y si además sabe escuchar comprenderá que haya gente que le señale algunas cosas de su carácter para ayudarle a que pueda mejorar y todo le vaya mejor.

Pero también existen las personas que, lejos de querer hacer bien, pretenden hundir a otras señalando constantemente sus defectos.

Al principio pueden confundir y hacer creer que su intención es buena pero, como los sentimientos no se pueden negar, en un momento dado llega la comprensión, consciente o no, de que no son consejos sino reproches, y los reproches constantes no ayudan a cambiar, más bien provocan el deseo de defenderse.

Si sientes la obligación de protegerte de alguien que se supone que te quiere, es que algo va muy mal y debes afrontarlo. Una cosa es pedirte que cambies algunos aspectos de tu forma de actuar para que la relación vaya bien y otra dar por supuesto que la culpa de todo es tuya.

Una relación es cosa de dos, con los defectos y virtudes de ambos. Ten presente cuáles son realmente los tuyos y cuáles son inventados por la otra persona como excusa para herirte. Además pregúntate cuántos defectos suyos asume y su decisión de cambiarlos, incluso pidiendo ayuda para hacerlo; si son pocos o ninguno, si la relación sería perfecta y siempre es culpa tuya de que no lo sea, pregúntate entonces por qué no te deja. ¿Por amor? Quizás haya quien esté dispuesto, por amor, a sufrir toda su vida, pero lo cierto es que también consigue que la otra persona sea infeliz, de modo que uno de los dos deberá plantearse qué otros intereses pueden haber para que este tipo de relación continúe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *