Tenerife, turismo y naturaleza el equilibrio perfecto

Tenerife lo tiene todo para pasar unas vacaciones inolvidables: Monte, playas, paisajes de ensueño, una gente que se deja querer, una gastronomía y unas tradiciones ancestrales que son esencias y cultura de la tierra y un clima envidiable en cualquier época del año.

El lugar ideal en cualquier compañia

Tanto si viaja solo, como si los hace con sus amigos, en familia, en pareja o en una escapada de fin de semana, Tenerife le ofrece infinidad de propuestas de ocio, actividades culturales, deportivas o la quietud imprescindible para un sencillo y sentido relax. Para desconectar. Para cualquier nivel, para cualquier exigencia ¿Unas vacaciones en Tenerife para personalizar?. Desde luego que sí.

Turismo y naturaleza en Tenerife

Y si hablamos de la naturaleza, la estrella del cinco estrellas del entorno vivo de Tenerife es el Teide. Un gigantesco volcán que se alza imponente, arriba, en la parte central de la isla. La cima de España envuelta en un paisaje impresionante cuasi lunar, caótico. Un Valle de Ucanca en Las Cañadas que ha sido forjado por miles de años de actividad volcánica. Erupción sobre erupción.

Pero la naturaleza de Tenerife, se abre también en decenas y decenas de rincones, vegetales, curiosos, formados por una flora exótica. En muchas ocasiones, como las de las crestas y barrancos poblados de laurisilva del terciario que refrescan las bandas del norte en la Sierra de Anaga. Muy cerca de la capital, a tiro de piedra de Santa Cruz de Tenerife.

Una naturaleza verde que componen también los pinares de pino canario tan antiguos e indestructibles a los fuegos, que se descuelgan en andenes prácticamente desde La Laguna hasta la base del Pico Teide por el Monte de las Mercedes y atravesando toda la Cordillera Dorsal.

Un ejemplo del valor de la naturaleza y del mimo con la que los tinerfeños veneran su medio natural es el monumento vivo del drago de Icod de los Vinos, árbol imprescindible que no hay que dejar de ver en toda estancia de vacaciones en Tenerife, como tampoco el cercano Jardín Botánico de La Orotava en el que se recreara el naturalista alemán Alexander von Humboldt.

Humboldt se detuvo a contemplar el marco y el arco del Valle de La Orotava

 En el hoy se extienden también como un manto verde infinidad de fincas dedicadas al cultivo del plátano, el plátano de Canarias.

Aquel punto de vista es hoy el Mirador de Humboldt, uno de los tantos puntos panorámicos en los que se puede desglosar el disfrute de las vistas de todos los paisajes de Tenerife. Desde sus carreteras más importantes, desde los caminos vecinales. De mirador en mirador, de panorámica en panorámica, en todas direcciones, al norte, al sur, al este y al oeste, de punta a punta de la isla.

Y una de esas puntas insulares merece un tiempo dedicado, que no perdido, para perderse físicamente en ella. Ese lugar para conocer es el área de acantilados de Teno, en un trazado desde Los Gigantes hasta la misma Punta de Teno, riscos cortados a pico que precipitan sus alturas y sus cauces sobre una costa inaccesible, inhabitada, aislada en su soledad, intacta, y, sobre todo, natural.

Una forma de conocer el medio natural en Tenerife es habitándolo durante unas vacaciones en Tenerife. Lo puedes hacer alojandote en cualquiera de sus casitas, en las de su red de casas rurales con localizaciones en cada uno de los rincones del medio rural de Tenerife. Para descubrir la isla caminando, de senderismo, por sus viejos caminos reales, y vivirla paso a paso.

Tenerife para sentirla en la propia piel

Tienes que ver Tenerife, o más que ver, lo más apropiado sería, tienes que sentir la isla. Porque una cosa es saber de sus bellezas naturales, de su flora exuberante, de sus montes cubiertos por la laurisilva y de pinares, o conocer qué han hecho los volcanes para construir escarpes, acantilados y barrancos; y otra muy diferente es sentirlo en la propia piel.

Sentir en la piel el cálido sol del invierno que broncea cuando en Europa al astro rey y a las buenas temperaturas se las espera varias hojas del calendario por delante. Tenerife es una isla que tiene su seguro de sol en invierno, una tierra en flor con una eterna primavera. Las actividades al aire libre se disfrutan cuando gusta no cuando permiten las condiciones del clima.

El clima ideal, equilibrio perfecto

Con esas condiciones naturales, con ese buen tiempo de Tenerife, el problema es que hacer en Tenerife ante tantas opciones disponibles. Toma nota.

¿Qué te parece un baño en la playa en pleno mes de diciembre? ¿Agua fría? No, en Tenerife el Atlántico se dejará sentir sobre tu piel con entre 18 o 20 grados centígrados un día de fin de año, un 31 de diciembre, por ejemplo.

Con esas variables térmicas, cualquier deporte acuático es un placer ¿Una referencia? Playa de las Américas: Windsurf, canoas, vela, motos acuáticas incluso paseos aéreos sobre el agua con paracaídas cautivo.

¿Qué te parece caminar?

Hacerlo a lo largo y a lo ancho de toda la isla, aprovechando ese buentiempo de Tenerife. Caminatas de senderismo por los caminos reales que suben al Teide, que bajan a la costa, que conectan los pueblos del interior, que atraviesan las zonas naturales protegidas de gran valor ecológico. Poco a poco, paso a paso. Y mejor aún, hacerlo de alojamiento en alojamiento, de casa rural en casa rural.

¿Lugares que visitar caminando? Taganana, cualquier localización allí en Anaga, especialmente las de las playas desiertas del norte, en rutas de ida y vuelta, trayectos circulares. Pero, también los senderos de Teno, los de la cordillera dorsal sobre los altos de Güimar, los de las cumbres que coronan los volcanes recientes bajo el nivel del Teide, para quiénes se exijan algo más.

Para quiénes se atrevan a descubrir los paisajes más soberbios con esfuerzo ¿Se imagina una puesta de sol con la isla de La Gomera como fondo? Ese paisaje le está esperando en mangas de camisa.

Conociendo las comarcas del interior, a sus gentes, la historia y las tradiciones de un pueblo que se deja encontrar en cada rincón, en cada bocado de sus excelencias gastronómicas. Tú pones las ganas, el tiempo de Tenerife hace lo demás.

Relajate, despejate y ejercitate

Y qué hacer en Tenerife, si de lo que se trata es de pasar una estancia relajada, para descansar, para romper con el ajetreo diario, en una escapada a esa eterna primavera, la isla es la solución para pasear en mangas de camisa en cualquier época del año.

Para un ejercicio moderado pero tonificante junto al mar, caminatas por el perfil abalconado de Tacoronte o Santa Úrsula.

Hacer vida de calle, las terrazas de Santa Cruz de Tenerife, las plazas de La Laguna o las de La Orotava. Para sentirse realmente espléndido, el Puerto de la Cruz, Las Américas o Los Cristianos. Para tomar un simple helado bajo el sol del invierno y con el tiempo de Tenerife como condición, cualquier lugar. Tenerife, las mejores condiciones para la mejor opción.

Tenerife para sentirla en propia piel.

En conclusión Tenerife es un hermoso paraíso en el que se pueden desarrollar diversas actividades.

Posee un clima ideal para la actividad turística, deportiva y relajarse.

No tienes que moverte demasiado para pasarla bien, pues existen muchos sitios de recreación tanto natural como histórica.

Recomendado para toda la familia, una aventura en solitario o una escapada en pareja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *