El primer día de colegio de nuestros hijos

 



Al mismo tiempo que el verano llega a su fin, se acerca una nueva etapa en la vida de nuestros hijos, ésta no es otra que el primer día de colegio para los más pequeños de la casa, una nueva rutina totalmente desconocida para ellos a la que se tendrán que adaptar de la forma más natural posible, y para ello nuestra participación y comprensión resultará ser muy importante.

Los expertos en educación nos resuelven muchas dudas al respecto señalando algunas pautas que pueden ser claves para que esta nueva experiencia no resulte estresante para nuestros hijos.

Aunque tenemos que tener en cuenta que cada niño es único y distinto, y por lo tanto cada uno se enfrentará a esta etapa de manera diferente, existen algunos consejos que en general nos pueden ayudar a afrontar los primeros días de colegio de los niños.



Consejos para ayudar a los niños antes de su primer día de colegio

Lo primero que tenemos que tener en cuenta, según los orientadores, es que no debemos prestarle excesiva importancia al comienzo del nuevo curso, por supuesto hacer referencia de ello pero sin exagerar.

Lo que sí nos aconsejan es llevar al pequeño a que conozca el centro donde va a comenzar su nueva andadura académica e incluso si tenemos la oportunidad de presentarle al que será su profesor/a, mucho mejor, de esta forma no le resultará una cara extraña el primer día que asista a clase, pero sin estar todo el día hablando del tema ya que esto le puede producir un estrés innecesario.

Algo que también puede resultar eficaz para la adaptación del niño, es que participe en la preparación de sus materiales escolares, así como su ropa o cualquier objeto que tengan que llevar a clase, el hecho de contribuir en esta tarea de compra y preparación les parecerá ilusionante, divertido y les ayudará a verlo como algo positivo.

A los niños hay que decirles siempre la verdad.

No podemos engañarlos con falsas promesas ni inventarnos historias sobre lo que harán a lo largo de la jornada escolar, ya que cuando comprueben que no es así, se sentirán tristes y frustrados.

Lo que sí debemos es transmitirles confianza y seguridad, asegurándoles que estaremos esperándolos en la puerta a la salida de clase y que lo dejamos en buenas manos. Debemos intentar que sientan esta transición como parte de su crecimiento y evolución con la mayor naturalidad.

Pautas para apoyar a nuestros hijos en su nueva etapa escolar

Lo más importante de todo es la comunicación.

Debemos establecer conversaciones constantes con nuestros niños mostrándonos interesados, pacientes y comprensivos, tenemos que tener en cuenta que están pasando por un cambio importante, con horarios, actividades y rutinas muy distintas a lo que conocían hasta ahora, estarán deseando de contarnos todos esos cambios y novedades y nosotros debemos escuchar todo atentamente e incluso compartir con ellos nuestras propias experiencias durante el periodo escolar.

Los horarios, en cuanto al descanso sobre todo, deben ser estrictos.

Los pequeños tienen que asistir a este primer día de colegio bien descansados, por supuesto se entiende que en el primero y en todos, pero el primer día es muy importante en todos los sentidos, y como tendrán que madrugar, es primordial que se vayan a dormir temprano para que se levanten con energía y ganas de comenzar la nueva rutina.

Tomarnos nuestro tiempo con ellos durante el desayuno.

No sabéis lo importante que es evitar el estrés y la ansiedad de las “prisas mañaneras” cuando vamos corriendo porque llegamos tarde, hay que madrugar lo suficiente para que nuestros hijos tengan tiempo de arreglarse y sentarse a la mesa a desayunar con nosotros, durante ese tiempo hablaremos con ellos de sus nuevas experiencias en el colegio y les transmitiremos positividad y confianza.

Evitar las despedidas interminables.

Muchos de nosotros cometemos el error de quedarnos más tiempo de la cuenta durante la entrada en lo que será su primer día de colegio, sobre todo en los casos de los peques que se muestran más reacios o lloran cuando se apartan de sus padres. Pero debemos saber que las despedidas largas no hacen más que acrecentar el problema, debemos despedirnos rápidamente con una cara relajada y recordándoles que estaremos ahí cuando salgan. Esto ayudará a que los hijos poco a poco se vayan haciendo más independientes.

Una vuelta al cole llena de ilusión

En el caso de los niños que no van a vivir su primera experiencia escolar, sino que será la vuelta al cole, el tema es más sencillo pues ya conocen perfectamente de que se trata, aunque esto no quiere decir que no estén un poco inquietos ya que no es todo exactamente igual, pensad que comienzan en un nuevo curso, y en ocasiones con distinto profesor e incluso compañeros de clase, por lo que también debemos intentar que se sientan confiados y contentos con su nuevo reto, alentándoles en todo momento y asegurándoles que estaremos ahí para lo que necesiten.

También se puede dar la circunstancia de que comiencen en un centro distinto por las razones que sean, (cambio de residencia, comienzo de otra etapa educativa, etc.), en este caso la situación es similar a los alumnos novatos, ya que todo es absolutamente diferente, si nos encontramos en esta tesitura simplemente les tranquilizará saber que nos hemos esmerado mucho a la hora elegir el nuevo colegio o instituto y que confiamos plenamente en sus profesores y programa.

Y poco más que decir, el resto lo iréis viendo durante el transcurso del curso, aunque os aseguró que se irá normalizando la situación y los niños aceptarán con ilusión su nueva etapa.

Recordad que para que esto suceda lo más importante es que nuestros pequeños no nos vean preocupados y ofrecerles toda la comprensión del mundo para ayudarlos en su adaptación. Un gran saludo para todos y mucho ánimo!.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *