Ser feliz como actitud de vida

Una chica feliz

¿estás cansada de pensar que todo te sale mal y de que pequeños problemas te depriman? En este artículo encontrarás la manera de cambiar de chip.

Lo más importante en esta vida es ser feliz. Para serlo no vas a necesitar tener mucho dinero o un automóvil caro, con que desees ser feliz, puedes llegar a serlo. La felicidad es una actitud ante la vida, no se trata de ponerte metas que al lograr te vayan a hacer feliz, durante el camino también es importante ser feliz. Como te decía, ser feliz no depende del dinero, porque es un sentimiento subjetivo que va a valorar únicamente la propia persona que lo siente. Por eso es normal que haya gente muy rica tremendamente infeliz, y gente muy pobre que no borra la sonrisa de su cara en todo el día.

 

Consejos que te ayudaran a ser mas feliz

  • Agradece todo lo que tienes. No solo lo material, sino también sé agradecida por todas aquellas personas que tienes en tu vida. Ayúdales siempre que esté en tu mano y diles de vez en cuando que les quieres.
  • Mantén buenas relaciones sociales con la gente. Estar todo el día de mala leche desgasta muchísimo y además no te sirve para nada. No te imaginas todo lo que puedes lograr con una sonrisa en tu cara.
  • Alégrate por tus pequeños logros. Que vayas consiguiendo pequeños logros quiere decir que cada vez estás más cerca de alcanzar tus metas.
  • Sé positiva. Piensa siempre en que las cosas van a salir bien, que todo va a mejorar. Al fin y al cabo, ¿de que te sirve encerrarte en el negativismo? Si algo tiene que ir mal, es probable que lo haga, pero no es necesario que te agobies antes de que pase.
  • Comparte tu vida. Relaciónate con gente positiva que te haga quitarle hierro a las cosas.
  • Aprende a banalizar según que cosas. Conozco personas que se ahogan en un vaso de agua solo porque se han engordado un par de kilos. De verdad chicas, hay cosas más importantes de las que preocuparse en esta vida.
  • No seas extremista. En muchas ocasiones hallarás la paz en los puntos intermedios. No todo tiene porque ser blanco o negro.
  • Plantéate tus problemas como oportunidades. Si por ejemplo te has quedado sin trabajo, tienes que aprender a ver el lado positivo: tendrás más tiempo para tu familia, tus aficiones, tus amigos o incluso para formarte y dedicarte a algo que te guste más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *