Secretos de belleza de las mujeres japonesas

Hace un tiempo al observar a las mujeres orientales, en especial las Japonesas empecé a hacerme algunas preguntas: Si no existe un “gen de la belleza”, entonces ¿por qué las mujeres japonesas son considerados como bellas por tanta gente? ¿Cómo se las arreglan para parecer de 10, 20 o incluso 30 años más joven que su edad real?

El envejecimiento es una parte natural de la vida, y cada edad tiene su propia belleza y encanto. La clave es tratar de no imitar a un adolescente cuando no lo somos, pero envejecer con gracia y una belleza autentica ¡claro que si!

Me paso varias veces en un viaje, observando a las familias en un restaurant miraba que las madres y hasta alguna abuela, se veía increíblemente más joven a su edad, dándome la duda si eran hermanas en lugar de madre e hija. Me pareció tan genial que me dedique a investigar más a fondo.

Aquí están algunos hechos básicos: las mujeres japonesas acicalan meticulosamente, cada uno y cada día. Usan correctamente y el valor de su feminidad. Tienden a estar en forma. Ellos caminan, andan en bicicleta y comen bien.

El gran secreto: Llevar a cabo un proceso constante de mejorar el aspecto y mantenerse hermosa no es sólo un proyecto, sino que es un estilo de vida!

Cuidado del Cabello

Lavarse el pelo, con poca frecuencia, con las cosas naturales como polvo de algas (en lugar de champús alcalinos). Esto es seguido por el aseo diario con la camelia (Tsubaki) de aceite con un peine de madera.

Algas – Viene en forma de polvo. Se mezcla con agua para producir una ligera mezcla gelatinosa. La mezcla se utiliza un limpiador / acondicionador como tratamiento profundo.

Aceite de camelia – También conocido como Tsubaki-Abura. El aceite exprimido de las semillas de camelia japónica (‘Tsubaki’ en japonés) ha sido responsable de la belleza clásica, legendaria de pelo japonés durante siglos.

Peines de madera – En contraste con el plástico, los dientes de madera tienen poros microscópicos que recogen y redistribuyen el sebo natural del cuero cabelludo y cualquier aceite que aplique en una capa delgada, promoviendo el brillo natural y el lustre sedoso. Los dientes lisos, sin costuras no enganchan, ni dañan el pelo. También, la madera no genera la electricidad estática, causando menos frizz.

Cuidado de la Piel

Aceite del salvado de arroz – Rico en Tocotrienol, la ‘super’ vitamina E, Gamma Oryzanol y antioxidantes antienvejecimiento. Es un humectante suave, especialmente indicado para los tejidos blandos tales como alrededor de los ojos. También se utiliza como desmaquillante.

Salvado de arroz para lavarse la cara – Rico en vitaminas B1 (tiamina), B3 (niacina), B6, E complejo (Tocotrienol), y numerosos antioxidantes contra el envejecimiento, incluyendo Gamma orizanol.

Jabón Natural  – como la seda y Mulberry, Artemisia (Yomogi) y níspero (Biwa).

Azuki Exfoliante Facial – conocida también como judía, frijol o soja roja.  Muy finamente molido, es uno de los ingredientes más importantes en el cuidado de la piel de las japonesas, que se utiliza para la nutrir la piel y la limpieza desde el periodo Nara (Años 710-794 D.C).

Nightingale Excrementos  – También conocido como  Uguisu no divertido, o “caca de pájaro” en el oeste. No es para los débiles de corazón, pero funciona! Geishas y los actores de Kabuki han estado utilizando el Uguisu no divertido por un tiempo muy largo para aclarar y aligerar su piel, para eliminar el maquillaje y para mantener su pálida y muy admirada, tez de porcelana.

Papel secante facial – Esto es un secreto japonés de siglos de antigüedad utilizado para una tez de aspecto fresco, libre de brillo durante todo el día sin necesidad de retoques frecuentes maquillaje y maquillajes.

Cuidado del cuerpo

Aceite de Camelia  y aceite de salvado de arroz  (si, si, otra vez!) – El aceite de camelia, debido a sus propiedades suavizantes (emoliente), funciona muy bien en la piel áspera en áreas tales como codos, piernas, rodillas y talones. Además, ablanda las uñas secas o quebradizas y cutículas ásperas. También puede ayudar a aliviar las molestias de la piel seca debajo y alrededor de las uñas y mantener las uñas nutridas, suaves y brillantes.

Baño regular, Apropiado – los japoneses aman bañarse. Lo hacen para la relajación, embelleciendo la piel y como un modo natural de promover la salud de su piel.

Un buen paño de lavado – Un paño de lavado adecuado de materiales naturales, que es suave y con un tejido especial que hace contacto con la piel de diminutos pliegues, barriendo de suciedad mientras se utiliza poco o nada de jabón

Evitar la exposición excesiva al sol

Aunque la mayoría de las mujeres occidentales recuerdan siempre aplicarse protector solar antes de salir de la casa, las mujeres japonesas prefieren evitar tomar los rayos dañinos del sol a un nivel completamente diferente.

Por supuesto hay parasoles o sombrillas siempre hermosas, pero no es suficiente para protegerse. Hay guantes largos protectores de los rayos UV muy a la moda, también polainas y sombreros modernos que cubren su cara y cuello tanto como posible. Incluso al montar una moto, hay tapas de mano especiales para el volante, que protegen las manos completamente.

Elegancia y feminidad

Las mujeres japonesas son muy femeninas, elegantes y aprecian enormemente el valor del equilibrio entre la feminidad y el comportamiento apropiado.

El equilibrio es el comportamiento elegante de una mujer (o un hombre), es un elemento necesario de la elegancia radiante. El equilibrio viene de la confianza en saber quién somos, en lo que hacemos y en ser femenina sin la presentación de un acto atractivo.

Un suave poder

Las maneras apropiadas y el equilibrio pueden hacer a cualquier mujer parecer más atractiva.

Ser agresiva puede ayudar a una mujer a conseguir lo que quiere, pero no hará su mirada más hermosa. Además, la carencia de la agresión no es lo mismo que aparentar ser débil.

Decidir entre ser femenina o ser fuerte es una opción errónea. Cualquier mujer puede ser ambas al mismo tiempo.

Los secretos de belleza

Hay un concepto japonés llamado osharé mie nai. Más o menos se traduce como “belleza invisible (u oculta).” La idea básica es que la belleza no tiene que mostrarse para ser apreciada.

Cuando una mujer japonesa se viste bien de encima (que lo hace rutinariamente incluso para ocasiones cotidianas), ella elegirá cuidadosamente no sólo los abrigos, sino también lo que lleva debajo de él, no para mostrarlo al público sino sólo para ella.

Esto no es lo mismo que la lencería de encaje o indumentaria íntima en absoluto. Tales cosas, aunque hermosas, todavía son para compartirse así sea íntimamente.

Ella no está para hacer un show. Ella simplemente se preocupa por sí misma y su feminidad, por su propia satisfacción y atesora su osharé mie nai.

Es femenina por dentro y por fuera, irradia belleza y se ve auténtica.

Dieta y Salud 

comida japonesa pescado pupo con verduras comida japonesa rodajas de pescado 

En comparación con las mujeres occidentales, las mujeres japonesas tienden a ser delgadas. Las mujeres japonesas son unas de las más preocupadas por su peso en el mundo. Muestra de ello es que desplazarse en bicicleta para ir a algún lugar es común en Japón, el japonés promedio hace 7.168 pasos por día.

Según un estudio del 2012 por la organización para la cooperación y desarrollo económicos (OCDE), la tasa de obesidad femenina en Japón es de alrededor de solo el 3%. Esto se compara con un sorprendente 36% en Estados Unidos, 23% en el Reino Unido, 24% en Australia y 14% en Alemania.

La dieta occidental se caracteriza por la alta ingesta de carne roja y procesada, postres azucarados, alimentos ricos en grasas y cereales refinados. En contraste, la dieta japonesa tradicional se caracteriza por el alto consumo de verduras, champiñones, pescado, algas, granos, productos de soja y té verde.

Verduras

La dieta japonesa típica contiene alrededor de cinco veces la cantidad de verduras  (por ejemplo, brócoli, coliflor, coles de Bruselas, repollo, rábanos, nabos y bok choy), comparada con la de las occidentales.

Las plantas son ricas en vitaminas, fibra y ayudan a combatir enfermedades, lo avalan los numerosos estudios que han demostrado sus efectos beneficiosos.

Hongos

Los hongos son fuentes excelentes de nutrición para dinamizar el sistema inmunológico y la lucha contra enfermedades. También reducen el colesterol y contienen poderosos antioxidantes contra el envejecimiento.

Pescado

Los japoneses consumen anualmente más de 70 kg (154 libras) de pescado por persona. Esto es en comparación con los 26 kg (57 libras) en Europa occidental y un simple siete kg (15 libras) en los Estados Unidos.

El pescado es rico en ácidos grasos con omega 3. Además es una excelente fuente de proteína y vitaminas, como la riboflavina, y minerales como el calcio, fósforo, hierro, zinc, potasio, magnesio y yodo.

Las algas (como la Kombu, Wakame y Nori) contienen altas cantidades de minerales, fibra, vitamina C, beta caroteno, y el ácido pantoténico y la riboflavina (las dos vitaminas del grupo B necesarias para su cuerpo pueda producir energía.)

Arroz en lugar de pan

La dieta japonesa incluye grandes cantidades de arroz, cocinado y comido sin mantequilla ni aceite.

Un complejo con poca grasa y carbohidrato, el arroz es un plato de relleno, que deja menos espacio para los antojos (tentaciones). Es así que comes menos otras cosas que te engordan.

El arroz proporciona al cuerpo un rápido impulso de energía. Sus beneficios incluyen la estabilización de los niveles de azúcar en la sangre y el buen movimiento intestinal.

El arroz es también una excelente fuente de vitaminas y minerales como niacina, vitamina D, calcio, fibra, hierro, tiamina y riboflavina.

Té verde

El té verde es muy rico en polifenoles antioxidantes contra el envejecimiento. En estos días no puedes caminar por una tienda de cosméticos sin chocar con algún producto para el cuidado de la piel que contenga té verde.

Los japoneses tienen una fuerte asociación cultural con el té verde. Incluso las tiendas de mercado y máquinas expendedoras llevan una amplia selección de tés en presentaciones calientes y frías.

Un termo de té verde es una bebida básica y común en paseos familiares, escolares o como acompañamiento de las cajas de almuerzo.

El té verde difiere del té negro, en que las hojas de té negro se someten a un proceso de fermentación, mientras que las hojas de té verde no. Este proceso de fermentación disminuye significativamente la cantidad de antioxidantes en las hojas de té.

Tomando un baño con té verde para mejorar la condición de piel y para la relajación general ha sido una tradición en Japón durante generaciones. Además, los taninos del té aprietan los poros y ayudan a que la piel retenga la humedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *