Secretos de belleza en el Antiguo Egipto

El Antiguo Egipto fue una época fascinante de la humanidad llena de misterio y enigmas. Más de tres mil años de civilización que nos han dejado un poderoso legado, cuyos iconos más significativos son las pirámides y los jeroglíficos. Es también una época conocida por una de sus figuras más relevantes, la de la reina Cleopatra, mujer de gran personalidad que puso en práctica algunos secretos de belleza sorprendentes.

Podemos decir que los egipcios, tanto los hombres como las mujeres, eran muy coquetos. Cuidaban mucho su aspecto y el hecho de carecer de las muchas ventajas de las que ahora gozamos no les impedía vestirse y peinarse a la moda de su época o encontrar fórmulas para fabricar cosméticos, depilarse o maquillarse. Como pueblo, sabemos que les gustaba proyectar una imagen esbelta y armónica. Pero conozcamos un poco más sobre estos ingeniosos trucos de belleza…

Los egipcios y sus ingeniosos trucos de belleza

– Cosméticos con aceites vegetales y tierra. Los egipcios agudizaron su ingenio al máximo para sacarle partido a los elementos naturales y aplicarlos a la cosmética. Para limpiar e hidratar la piel en profundidad usaban aceites vegetales o grasas animales mezclados con polvo de yeso o piedra caliza. Utilizaban miel y un mineral llamado natrón como base facial y para darle color al rostro.

– Exfoliación de la piel: para exfoliar la dermis utilizaban una mezcla de polvo de alabastro, sal, natrón rojo y miel. El aceite de las semillas de la planta de la alholva era el mejor para suavizar las arrugas y disimular las pecas, además de servirles para embalsamar cuerpos.

– Depilación: los egipcios tenían tendencia a depilarse todo el cuerpo, así que en eso eran muy parecidos a nosotros. Para arrancar el vello empleaban azúcar, agua y limón, creando una especie de cera que en ocasiones podía llevar aceite o miel. Además, muchos hombres llevaban la cabeza afeitada por higiene, debido al intenso calor y para evitar la aparición de piojos.

– Cuidado del cabello. Para teñirse el cabello usaban Henna e incluso sangre de vaca negra hervida. Se recogían el pelo en trenzas y usaban horquillas. También llevaban pelucasfabricadas con pelo humano. Las mujeres llevaban el cabello con trencitas o liso y con un corte simétrico, recto y cuadrado. Para tratar la caída del cabello se aplicaban aceite de ricino y meliloto.

– Maquillaje de ojos. El Kohl, un producto derivado de minerales oscuros y otros elementos, ha pervivido desde la Edad de Bronce hasta nuestros días. En el Antiguo Egipto eran grandes fanáticos del Kohl, con el que se delineaban los ojos de esa forma tan característica. Para el color verde usaban la malaquita.

– Baños en leche de burra. La cantidad de proteínas, vitaminas y calcio que contiene la leche de este animal la convertía en el mejor hidratante posible. Ya lo sabía Cleopatra, de quien se dice que tomaba habituales baños en esta leche para mantener su cutis siempre sano.

– Desodorante. Para oler bien, se colocaban bolas de incienso, resinas o dátiles en las zonas más delicadas de la piel. También usaban grasas o aceites derivados de animales para perfumarse el cuerpo y la ropa.

– Abalorios y joyas. Les encantaba el uso de abalorios y joyas. Usaban brazaletes, coronas y diademas, collares, anillos… Los museos que albergan estas reliquias muestran que tenían un gran gusto estético y un diseño de orfebrería muy refinado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *